10 experiencias que
son únicas en
Costa Rica

Usted está aquí

10 experiencias que son únicas en Costa Rica

Por Meg Yamamoto

EN SOLO 19.729 MILLAS CUADRADAS, Costa Rica alberga gran riqueza de biodiversidad, una variedad deslumbrante de paisajes y ecosistemas (bosques lluviosos, montañas, arrecifes litorales) y las personas más amigables y felices del planeta. Las experiencias únicas en Costa Rica son fáciles de encontrar. Los siguientes ejemplos le ayudarán a empezar.

1. Practicar surf en dos mares, en un solo día

El tamaño y la ubicación geográfica de Costa Rica en el istmo angosto de América Central hace posible que usted pueda surfear en el atlántico y en el pacífico el mismo día. A solo seis horas manejando entre los dos, es posible agarrar la primera ola del día en el caribe y trasladarse al pacífico para una sesión de surf durante el atardecer, antes de cenar. El agua es deliciosamente caliente en ambos lados.

Las playas de Jacó y Hermosa suelen tener las mejores condiciones de surf y son excelentes destinos para novatos. No olvide que mientras el lado pacífico tiene buen surf durante todo el año, las condiciones ideales en el caribe son temporales , con grandes olas tipo barril como la “Salsa Brava” activas entre enero y marzo.

2. Ver como las carretas de bueyes se convierten en arte

El término “carreta de bueyes” quizás no suena tan glamoroso, pero la carreta costarricense no es solo el carruaje típico; de hecho, es la artesanía más celebrada en el país y una Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad de UNESCO. Antes las usaban para transportar el café, pero ahora las carretas de bueyes en Costa Rica son un símbolo orgulloso de la herencia cultural del país, y están pintadas con colores brillantes y diseños detallados que las convierten en obras de arte.

Puede observar un desfile de estas carretas exquisitamente pintadas el segundo domingo de marzo en el festival del Día del Boyero en San Antonio de Escazú, al oeste de la capital, San José. Todo el año, disfrute de la carreta de bueyes más grande del mundo en la ciudad de Sarchí, el centro más famoso de artesanía de Costa Rica, 30 millas al noroeste de la capital.

3. Explorar la naturaleza en el país con la densidad más alta de biodiversidad en el mundo

Con más de medio millón de especies –casi el 4% del total de especies en el mundo– Costa Rica es uno de los mejores lugares en el mundo para explorar la flora y fauna. Un cuarto de su territorio en tierra está protegido por parques nacionales y reservas, y estos lugares tienen una variedad asombrosa de ecosistemas, incluyendo bosque tropical lluvioso, bosque tropical seco, bosque nuboso, bosque de manglar, costas del atlántico y pacífico, y millas y millas de arrecifes litorales.

Para observar la vida silvestre más abundante y rara, visite los parques nacionales de Corcovado, Tortuguero y Manuel Antonio. No se olvide de llevar los binoculares y las aletas para nadar; hay naturaleza para explorar en cada rincón de este pequeño país.

4. Bañarse en piscinas termales a la orilla de un volcán

Formando parte del Anillo Pacífico del Fuego, Costa Rica posee más de una docena de volcanes, activos y no activos. El más famoso es el Arenal, cuya belleza cónica y anteriormente uno de los volcanes más activos del mundo inició una industria próspera de turismo en sus alrededores, y posteriormente una variedad de centros turísticos de aguas termales de varios grados de lujo.

El Volcán Arenal dejó de hacer erupción en el año 2010 y actualmente se encuentra inactivo. Aún así, todavía es impresionante observarlo mientras se baña en aguas termales con un coctel tropical en mano.

5. Ver el Baile de los Diablitos

Un festival tradicional de la comunidad indígena Boruca del sur de Costa Rica, la Danza de los Diablitos, también conocido como el Juego de los Diablitos, ocurre cada año en dos localidades: del 31 de diciembre al 2 de enero en la comunidad de Boruca, y el primer fin de semana de febrero en la comunidad de Rey Curré.

El festival es una reconstrucción fascinante de la conquista española de Costa Rica. Los Boruca se ponen trajes y máscaras hechos a mano de diablos que representan el pueblo indígena, mientras bailan y eventualmente derriban a un toro falso que simboliza a los conquistadores españoles. Una celebración de la identidad y comunidad Boruca, el festival ofrece música, comida típica y mucha chicha, un refresco tradicional hecho de maíz.

6. Ver la cola de una ballena en la Cola de Ballena

El impresionante y acertadamente nombrado Parque Nacional Marino Ballena, en la costa pacífica suroeste, es un reconocido sitio para la ballena jorobada y posee una formación de banco de arena llamado el Tómbolo. Durante la marea baja, desde el aire la formación única parece la cola de una ballena, y observadores del mar pueden caminar encima del banco de arena para observar una cola de ballena real. El parque está situado entre Playa Hermosa y Playa Uvita, y aun sin ballenas las vistas son espectaculares.

7. Visitar los numerosos hoteles ecológicos

Costa Rica es orgullosamente pionero del ecoturismo y de los esfuerzos para un turismo sostenible. El país tiene una riqueza de cabañas ecológicas que permiten al turista mantener una huella ecológica muy pequeña durante su visita sin sacrificar el confort, y en algunos casos, el lujo. Desde lugares con tiendas de campaña, bungalós de playa y antiguas fincas a hoteles con energía solar, existe una selección impresionante en todo el país que permite al visitante mantenerse “verde” en cualquier parte de Costa Rica.

8. Flotar por los bosques tropicales lluviosos vírgenes en uno de los ríos más conocidos en el mundo para el rafting

El Río Pacuare es uno de los mejores viajes para hacer rafting en el mundo. Imagínese ir disparado por rápidos de clase III y IV rodeado por bosque lluvioso prístino, flotando por un cañón profundo cubierto en flora tropical, o ver catarata tras catarata caer dentro del río. Plus: Cuando sea que usted escoja visitar, el agua nunca estará congelada.

9. Participar en una romería para honrar a la santa patrona del país

Cada año acercándose el 2 de agosto, millones de romeros de todo Costa Rica, América Central y alrededor del mundo viajan a pie, a caballo o para los más fieles, de rodillas hacia la capital colonial de Cartago. Caminan para asistir a misa en la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles para honrar a la Virgen de los Ángeles, la santa patrona de Costa Rica. Una vez allí, agradecen y hacen sus pedidos a una estatua de 8 pulgadas de piedra negra de la Virgen, cariñosamente llamada La Negrita.

Muchos romeros hacen solo la caminata de 14 millas desde la capital, San José, a Cartago, pero algunos caminan desde las partes más alejadas de Costa Rica y hasta de países vecinos, motivados por su devoción a la santa. Dice la leyenda que La Negrita hace milagros.

10. Conocer de cerca de un perezoso

En las partes rurales de Costa Rica, no es raro encontrarse con un perezoso cruzando lentamente la calle. Los buenos samaritanos a veces arman barreras humanas para asegurar que los perezosos no sean atropellados por un vehículo.

Si no tiene tiempo para esperar en una calle rural a que cruce un perezoso, puede visitar el Sloth Sanctuary en la costa sur del caribe, 30 minutos al sur de Limón. (Con Interbus, toma la ruta llamada Limón/Cahuita/Hone Creek/Puerto Viejo, hasta la parada de Aviarios del Caribe/Sloth Sanctuary. Hay un letrero amarillo que anuncia el cruce de perezosos en la parada de bus cerca del portón del santuario. La organización se dedica al cuido y rehabilitación de los perezosos rescatados, y si tiene suerte, podrá observar un perezoso recién nacido en el santuario –hay pocas cosas en el mundo más adorables que los perezosos bebes.

Source https://matadornetwork.com/network/10-experiences-can-costa-rica/

Planeando su viaje a Costa Rica

Logo